miércoles, 21 de junio de 2017

Coca de San Juan (o Larpeira gallega)






Hello de nuevo!! 😄

El viernes se celebra la verbena de San Juan y desde que abrí el blog (hace ya 5 años, madre mia... 😅) no había compartido aun con todos vosotros una señora receta de una señora coca de San Juan! Así que ya no tenéis excusa para no poder prepararla porque es tan sencilla de hacer que cualquiera la hace 😉 .

Aprovechando que hace un par de semanas adquirí el primer libro de Cristina de el blog Kanela y Limón y ojeando lo maravilloso que es, vi la receta de esta coca y me entró por lo ojos nada más verla por como estaba elaborada y decorada.

La idea de hacer mini bolitas con la masa y colocarlas todas en un molde me gusto mucho, aunque, la masa es un poco diferente a la que yo estoy acostumbrada hacer pero es igual de buena. De hecho no la he seguido al pie de la letra como la explica Cristina...  más bien la he amasado como aprendí en la escuela de pastelería y el resultado es igual, consigues una masa lisa y elástica.
Si no encontráis azúcar perlado podéis ponerle azúcar humedecido (azúcar + 2 cucharadas de agua) y queda igual de bonita.

Totaaaaal... no me enrollo mas y aqui os dejo con la receta 😁 !









Para la masa

400 gr de harina de fuerza
13 gr de levadura fresca de panadería
40 gr de azúcar
6 gr de sal
Ralladura de 1 limón
2 huevos M
90 ml de leche entera a temperatura ambiente
50 ml de licor de anís
60 gr de mantequilla (o manteca de vaca) a temperatura ambiente

En el bol de nuestra máquina echamos la harina, la levadura desmenuzada a un lado, el azúcar a otro lado sin que toque la levadura (parecera una tonteria pero es importante que no se toquen entre ellos ninguno de los ingredientes antes de empezar a mezclar, es una técnica que aprendí en la escuela de pasteleria), la sal a otro lado y la ralladura de limón a otro lado. Empezamos a mezclar con el gancho.

Podéis hacerla también a mano sin ningún problema pero tener en cuenta que tardareis un poquito mas. La cuestión es hacer músculo hahaha.

Echamos los huevos, uno a uno, mientras seguimos mezclando y a continuación la leche y el licor de anís. Mezclamos unos 8 - 10 minutos hasta que obtengamos una masa lisa y elástica.

Comprobamos la elasticidad de la masa (tiene que tener tela) y a continuación, echamos la mantequilla poco a poco en daditos muy enanos hasta finalizar con ella. Mezclamos unos 5 -6 minutos hasta que la mantequilla se haya emparejado bien con la masa y obtengamos una masa lisa, elástica y poco pegajosa en las manos.

Sacamos la masa del bol, boleamos un poco y la dejamos reposar sobre la encimera 15 minutos tapada con un paño o papel film.

De mientras preparamos nuestro molde forrado con papel sulfurizado. He utilizado un molde cuadrado de 24 x 24 pero la podéis hacer como queráis. Yo la he hecho como en el libro porque me hizo gracia y es diferente a lo que solemos ver de una coca de san juan.

Pasados los 15 minutos, destapamos la masa, boleamos de nuevo un poco y dividimos la masa en porciones de 25 gr. Formamos bolas con cada porción de masa y las colocamos de forma ordenada dentro del molde. No hace falta que esten muy separadas entre ellas, dejar un mini espacio muy ligero. Tapamos el molde con un paño húmedo y dejamos fermentar hasta que doblen su volumen. Esto dependerá de la temperatura ambiente y etc... aunque con este verano tan horrible que tenemos fermentaran bien rápido. A mi me tardaron 1 hora exacta de reloj.








Para la crema pastelera

500 ml de leche entera
100 gr de azúcar
1 pizca de sal
1 vaina de vainilla bourbon (o rama de canela)
La cáscara de 1 limón
4 yemas de huevo
40 gr de maizena
40 gr de mantequilla 

Mientras fermenta haremos la crema pastelera.
De los 500 ml de leche, separamos 125 ml para luego.
Echamos la leche dentro de un cazo, abrimos la vaina de vainilla por la mitad y con una puntilla raspamos para sacar la pulpa de su interior y lo echamos todo dentro del cazo (la vaina tambien). Añadimos el azúcar, la pizca de sal y la cáscara de limón. Ponemos al fuego a calentar pero sin que llegue a hervir, osea, tenemos que vigilar que solo esté caliente.

En un bol a parte mezclamos con unas varillas la leche guardada de antes con la maizena para que se disuelva bien. Echamos las yemas y volvemos a mezclar.

Retiramos de la leche caliente la vaina de vainilla y la cáscara de limón. Echamos la mezcla de maizena sobre la leche caliente, poco a poco, sin dejar de mezclar con las varillas hasta que espese y hierva. Retiramos del fuego y seguidamente echamos la mantequilla, mezclamos hasta que se funda por completo.

Pasamos la crema a un recipiente resistente al calor y grande (yo siempre la dejo enfriar en un tupper de cristal), tapamos a contacto con papel film (que toque la crema) para evitar que se forme una costra y dejamos enfriar. Yo lo que suelo hacer para que enfríe más rápido es meter el tupper en otro recipiente con un poco de agua fría.








Para la decoración

1 huevo batido
Azúcar humedecido o perlado
Cerezas confitadas (o la fruta que queráis)

Una vez la masa haya doblado su volumen, pintamos con huevo batido y metemos la crema en una manga pastelera con una boquilla redonda lisa. Hacemos tiras en vertical y horizontal tapando las uniones de las bolas de masa.

Decoramos con las cerezas confitadas y el azúcar humedecido y metemos en el horno precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo unos 25 - 30 minutos o cuando adquiera un bonito tono dorado.












Para el almíbar

60 ml de agua
60 ml de licor de anís
60 gr de azúcar

Mientras se hornea preparamos el almíbar, es tan fácil como echar por orden todos los ingredientes a un cazo y dejar hervir, a fuego medio, hasta que el azúcar se haya disuelto (unos 3 minutos aproximadamente). 

Cuando esté lista la coca, la sacamos del horno y pincelamos con el almíbar. La dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.














Espero que os haya gustado, muchas gracias por seguirme y leerme y nos vemos en el próximo post.
Un beso! 😘







viernes, 16 de junio de 2017

Cookies de aceite de oliva y chocolate negro





Buenos días!!! 😄

Estoy de vuelta con unas cookies que os dejaran sin palabras de lo especiales que son!
Lo sé... con estas calores mortales (si, si aqui en Andorra también hace y muuuucha 😓 ) no apetece encender el horno, pero si de verdad eres como yo te importa un rábano la calor y con dos coj**nes horneas! Eso si... luego tengo que aguantar a mi novio quejándose de la calor que hay en casa pero jolin bien que le gusta probar mis improvisaciones 😅 .







Exacto, estas galletas las improvise el otro dia en casa por culpa de una tableta de chocolate del 70% (mi favorito forever!!!) que tenía muerta de asco en la despensa. Así que me puse manos a la masa y me acordé que hace ya meses leí en un blog de una chica inglesa que ella cuando hace cookies les pone, a parte de harina floja, harina de fuerza para que queden más crujientes y no se aplanen. Así que yo con mi arte pastelero me puse a ello y aqui teneis el resultado ✌ . 

Unas galletas brutalmente crujientes por fuera y por dentro! El toque de la sal en escamas me gusta ponerlo sobretodo cuando la receta lleva chocolate negro porque potencia mucho su sabor y es 💜 .

Y nada más, espero que os gusten y... LET'S GO WITH THE RECIPE! 







Para la masa
(para 12 galletas aprox.)

140 gr de azúcar moreno
50 gr de azúcar blanco
85 ml de un buen aceite de oliva virgen extra suave
2 huevos M
2 cucharaditas de extracto de vainilla
300 gr de harina floja
50 gr de harina de fuerza
1 cucharadita de levadura química Royal
1/2 cucharadita de bicarbonato
3/4 cucharadita de sal
180 gr de chocolate negro 70%
Sal en escamas








Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y preparamos un par de bandejas de horno con papel sulfurizado.
Tamizamos las dos harinas junto con la levadura, el bicarbonato y la sal. 
Troceamos el chocolate al gusto. 
Reservamos todo.

En un bol mezclamos el aceite con los dos azúcares. Añadimos los huevos, uno a uno, y el extracto de vainilla y mezclamos hasta que se integren.

Añadimos a la masa las harinas tamizadas de antes y mezclamos hasta obtener un masa nada pegajosa.
Por último, incorporamos el chocolate negro troceado y mezclamos un par de minutos más.








Cogemos porciones de masa, yo lo que siempre hago para que queden iguales es coger la masa con una cuchara de helado, y las depositamos sobre la bandeja dejando un poco de separación entre ellas. No hace falta dejar mucho espacio porque apenas se expande, la masa es un poco seca así que no os asusteis si queda así porque es la gracia de estas galletas, además se trabaja muy bien con ella. 








Una vez esten todas las galletas depositadas en la bandeja, con la mano las aplanamos un poco porque dentro del horno no lo harán por lo que os comentaba antes sobre la masa. Espolvoreamos por encima un poco de sal en escamas para potenciar el sabor del chocolate y darle un toque especial.

Horneamos a 180ºC unos 12 - 15 minutos o hasta que los bordes esten ligeramente dorados. No os paseis con el horneado porque se os pueden quedar como una piedra en un abrir y cerrar de ojos. Estas galletas no son como las típicas cookies americanas blanditas, si se hornean bien quedan muy crujientes estilo a las chips ahoy.








Una vez horneadas, sacamos del horno, dejamos reposar 5 minutos en la bandeja. Seguidamente las traspasamos a una rejilla para que enfríen del todo.









Y es todo por hoy!

Muchas gracias por seguirme y leerme y nos vemos en el próximo post!

Un beso, mmmmuuuaa 😘 .







Notas*


  • He utilizado una cuchara de helado de 5 cm de diametro, tener en cuenta que si la cuchara es más grande o más pequeña el tiempo de horneado será diferente.
  • Utilizar el mejor aceite de oliva que conozcais y que tenga notas frutales, eso si, que sea suave.
  • La masa es bastante dulce y al poner un chocolate negro bien potente (70%, 80% o 90%) es una combinación perfecta.

  • Estas cookies aguantan perfectamente 2 semanas guardadas dentro de un tupper.







miércoles, 24 de mayo de 2017

Cherry Pie para celebrar el regreso de Twin Peaks







Helloooo!!! 😁

Soy una de esas personas que está muy emocionada de que haya vuelta, después de 27 años, Twin Peaks a la pantalla y es que pfff... que os voy a decir. ES LA SERIE DE MI VIDA!






Adoro a David Lynch, aunque hay mucha gente que lo critique por su pasotismo y sus improvisaciones a la hora de filmar pero eso es lo que le hace realmente ser un p*** crack. 

Me gusta mucho el cine/series de culto y esta seria, Twin Peaks, me enganchó por completo desde el primer capítulo de la 1r temporada hasta el último de la 2n temporada. Y ahora que ha vuelto estoy como loca!! HAHAHA, enserio...! Ya he visto los dos capítulos que hay de la 3r y me he quedado con el culo tieso de las paranoias nuevas que ha añadido el loco de Lynch y Mark Frost y que maldita lógica tendrá con lo demás... ARG!!!







En fin que me voy por los laureles y al final haré aquí un monólogo sobre la serie que pa qué.

A lo que iba.

Para los que conozcais la serie sabréis que el Cherry Pie es muy protagonista en casi todos los capitulos, o mas bien en todos, (ahí os dejo unas cuantas fotografías de la serie donde se aprecia) y aprovechando su regreso a la pantalla me apetecía hacer uno y compartirlo con vosotros.








Así que no me enrollo más y vamos con la receta 😄







Para la masa

300 gr de mantequilla a temperatura ambiente
400 gr de harina
60 gr de azúcar glacé
2 huevos M
2 cucharaditas de agua


En el bol de nuestra máquina echamos la mantequilla junto con la harina y el azúcar glacé. Empezamos a mezclar con la pala hasta obtener una mezcla arenosa. Batimos los huevos, a parte , junto con las dos cucharaditas de agua y seguidamente echamos el líquido, poco a poco, sobre la masa arenosa. Mezclamos hasta obtener una masa compacta y que no se pegue en las manos. 

Dividimos la masa en dos y extendemos cada trozo sobre dos hojas de guitarra o papel film con un grosor de 5 cm.
Metemos las dos masas estiradas en la nevera 30 minutos.








Relleno de cerezas

1, 5 kg de cerezas 
80 gr de azúcar
Ralladura y zumo de 1 limón
1 vaina de vainilla Bourbon
2 cucharadas de maizena

Primero de todo quitamos el hueso de todas las cerezas. Lo sé... son muchas pero os prometo que merece la pena 😉.
Echamos las cerezas en una cacerola grande junto con el azúcar, la ralladura del limón y la vaina de vainilla que abriremos por la mitad para sacarle la pulpa con una puntilla. Ponemos al fuego medio - alto y dejamos cocer 10 minutos sin dejar de remover.

Disolvemos la maizena en el zumo de limón y pasados los 10 minutos lo echamos en la cacerola. Removemos sin parar hasta que espese.

Una vez espeso, dejamos enfriar por completo el relleno antes de utilizar.












Montaje

Molde redondo de 26 cm x 3 cm
Las 2 masas estiradas
El relleno de cerezas
1 huevo
1 cucharada de leche
Azúcar


Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Sacamos las dos masas de la nevera y las despegamos de las hojas de guitarra o papel film.
Engrasamos un poco el molde con mantequilla y con mucho cuidado ponemos encima una de las masas. Presionamos muy poco para quitar el aire en la base y seguidamente hacemos lo mismo en las paredes. Quitamos el exceso de masa y la guardamos en la nevera para decorar luego.

Echamos encima el relleno de cerezas completamente frío y lo extendemos bien por toda la base. Ponemos encima, con mucho cuidado, la otra masa cubriendo por completo. Con los dedos presionamos muy suave los bordes para que se peguen un poco.












Pintamos la base superior con el huevo batido con leche. Podemos decorar la tarta con la masa sobrante de la forma que más os guste, yo he puesto margaritas con un cortador que tengo.

Finalmente volvemos a pintar con el huevo batido la decoración deseada, espolvoreamos por encima azúcar y horneamos a 180ºC unos 35 - 45 minutos o hasta que esté dorada.








Una vez lista, sacamos del horno y la podemos comer así en caliente con una bola de helado de vainilla, pero, personalmente a mi me gusta comerla al día siguiente y a temperatura ambiente. Si os interesa más comerla así lo que hago es guardarla en la nevera una vez fría y antes de comerla la saco 1 hora antes.












Espero que os haya gustado, muchas gracias por seguirme y leerme y nos vemos en el próximo post! 

Un beso 😘







jueves, 4 de mayo de 2017

Galletas Star Wars





Hola!!! 😁

Hoy es 4 de Mayo, día de Star Wars yeaaah, y para todos los fans de la saga (yo incluida) os traigo estas galletas tan molonas 😄 .

Los cortadores hace muuuuchos años que los tengo y los compre en su día en esta web de pastelería pero en amazon y ebay los podéis encontrar igual.

Y nada más, hoy post cortito que mañana bajo a Barcelona y tengo muchas cosas que preparar aún 😅.

Let's go with the recipe! ✌











Para la masa

100 gr de mantequilla
75 gr de azúcar glacé
1 huevo M
1 cucharadita de extracto de vainilla
275 gr de harina
1 pizca de sal


Mezclamos (con la pala de la máquina, si no teneis maquina se puede hacer perfectamente con las manos) la mantequilla con el azúcar glacé tamizado hasta formar una pasta.

Añadimos el huevo y el aroma de vainilla y seguimos mezclando.

Por último añadimos la harina, cucharada a cucharada, y la pizca de sal y seguimos mezclando hasta que esté toda integrada y obtengamos una masa homogénea, blanda y fácil de manejar.

Amasamos un poco con la mano, boleamos y dividimos la masa en dos partes. Estiramos con un rodillo cada parte sobre dos hojas de guitarra o papel sulfurizado al grosor deseado (el mío es de 4 cm) y metemos ambas masas en la nevera 1 hora o hasta que esté dura.












Precalentamos el horno a 180ºC.

Sacamos las masas estiradas de la nevera, rápidamente vamos cortando con el cortapastas y las vamos depositando sobre una bandeja de horno con papel sulfurizado. Recomiendo espolvorear los cortadores con un poco de harina mas que nada por todos los detalles que tienen así será más fácil desmoldar.








Antes de hornear meto las bandejas en la nevera 15 minutos para que las galletas esten bien duras, es un pequeño truco para que aun queden más perfectas.

Horneamos a 180ºC unos 10 - 15 minutos o hasta que los bordes estén ligeramente dorados. El tiempo también dependerá del grosor de la galleta.

Una vez horneadas las dejamos en la bandeja 5 minutos y seguidamente las pasamos a una rejilla para que enfríen por completo.








 






Para la masa de chocolate
(receta original de Uno de Dos)

100 gr de mantequilla
75 gr de azúcar glacé
1 huevo M
1 pizca de sal
50 gr de cacao en polvo puro
225 gr de harina


El proceso es parecido al anterior.
Mezclamos la mantequilla con el azúcar glacé tamizado hasta formar una pasta.

Añadimos el huevo y la pizca de la sal y seguimos mezclando.

Por último añadimos la harina junto con el cacao en polvo tamizados, cucharada a cucharada, y mezclamos hasta que esté todo integrado y obtengamos una masa homogénea, blanda y fácil de manejar.

Amasamos un poco con la mano, boleamos y dividimos la masa en dos partes. Estiramos con un rodillo cada parte sobre dos hojas de guitarra o papel sulfurizado al grosor deseado (el mío es de 4 cm) y metemos ambas masas en la nevera 1 hora o hasta que esté dura.

Y los demás pasos son los mismos que antes pero ¡OJO! estas las hornearemos a 175ºC unos 10 - 12 minutos ya que el cacao es delicado y se puede quemar con facilidad. Si la galleta es más gorda de grosor tendrá que estar más rato.








Espero que os hayan gustado, muchas gracias por seguirme y leerme y nos vemos en el próximo post 😉 😘 ✋ .





Y....







viernes, 28 de abril de 2017

Bizcocho tierno de aceite de coco y chocolate







Hola!!! 😃

Aquí estoy de vuelta con una nueva receta, bueno mejor dicho, con una gran receta. Este bizcocho, a parte de ser hiper tierno, lleva aceite de coco💜 del cual poca gente conoce sus beneficios y lo bien que nos puede ir. 








El aceite de coco contiene una combinación de ácidos grasos que dotan como propiedades medicinales muy potentes. Puede acelerar tu metabolismo para perder peso saludablemente gracias a los triglicéridos de cadena media que tiene. Hasta puede mejorar tu nivel de colesterol en sangre y reducir el riesgo de una enfermedad cardiovascular. Pero lo que más me gusta de utilizar este aceite en pastelería es porque se puede sustituir perfectamente con cualquier aceite vegetal o mantequilla en la mayoría de recetas.








A parte de esto quiero hablaros también del azúcar mascabado ya que lo he utilizado también en la receta y un poco de información antes no está nada mal.

Es un tipo de azúcar integral más puro que no está refinado. No es igual que el azúcar moreno, para fabricarlo se extrae el jugo de la caña y se deja evaporar hasta conseguir un residuo seco que luego es molido. Al ser puro contiene pequeñas propiedades como antioxidantes, vitamina B y algunos minerales como el potasio, el magnesio, el hierro y el calcio. A parte es un azúcar algo "mejor" para la gente diabética porque por ser menos refinado eleva los niveles de glucosa en sangre más lentamente que el azúcar refinado. Pero como todos los azúcares hay que tomarlo con moderación ya que su valor calórico es casi igual que el azúcar refinado.

Y después de toda esta información... vamos con la receta! 💃









Para la masa
(receta original de Tastemade)

225 gr de aceite de coco (mi favorito es este Cocomi)
350 gr de azúcar mascabado (o moreno en su defecto)
2 huevos L
100 gr de chocolate negro para fundir del 70%
1 cucharada de cacao en polvo puro
1 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
1 taza de agua hirviendo (la original lleva café)
1 y 1/3 de taza de harina








Precalentamos el horno a 180º C con calor arriba y abajo. Engrasamos nuestro molde con aceite de coco o lo forramos con papel sulfurizado. Tamizamos la harina junto con el bicarbonato. Reservamos.

Primero de todo tenemos que derretir el chocolate al baño maria. Una vez listo dejamos templar.

En un bol mezclamos el aceite de coco junto con el azúcar. Añadimos los huevos, uno a uno, y seguimos mezclando hasta que se integren.

Echamos el chocolate, una vez templado, y volvemos a mezclar hasta que se incorpore.

Añadimos la cucharada de cacao junto con la sal y seguimos mezclando.

Finalmente echamos la harina tamizada con el bicarbonato alternando con el agua hirviendo para facilitar la mezcla.








Vertemos la masa sobre nuestro molde y horneamos a 180º C unos 45 - 50 minutos. Cuando pincheis para comprobar si está listo es normal que no salga del todo limpio el palillo ya que es un bizcocho húmedo.

Una vez horneado, sacamos del horno y dejamos reposar dentro del molde unos 10 minutos. Pasado el tiempo desmoldamos y con cuidado lo trasladamos a una rejilla para que enfríe por completo.








Es espectacular! 😍 😍 😍
A mi novio que apenas le gusta el chocolate (y menos el negro) le encanta este bizcocho así que os animo a prepararlo porque merece la pena 😄.

Y nada mas, muchas gracias por seguirme y leerme y nos vemos en el proximo post!

Un beso 😘







jueves, 6 de abril de 2017

Cupcakes de zanahoria para Pascua






Helloooo!!! 😊 😊 😊 😊 😊

Ya mismo es Semana Santa y ahora que tengo tiempo para dedicarme al blog he pensado en un par de recetas para Pascua que estoy segura que os van a encantar 😁 .

Hoy os traigo estos cupcakes de zanahoria que son, sin duda, unos de mis favoritos. No se como aun no había compartido la receta con vosotros ya que los he hecho un montón de veces en casa!






Los huevos de chocolate son estos de la marca de chocolates LaCasa, me los regalaron el año pasado con más productos suyos. No me digáis que no son molones!!! y dan el pego total muahahaha 😂 .

Y nada más, aquí os dejo con la receta 😁 .







Para la masa
(receta original del libro Objetivo: Cupcakes Perfecto)


140 gr de harina
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de canela en polvo
150 gr de zanahorias
140 gr de manzana
115 gr de azúcar
120 ml de aceite de oliva suave
2 huevos M
30 gr de nueces (peladas y troceadas)


Preparamos nuestra bandeja de cupcakes con las cápsulas deseadas y precalentamos el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Tamizamos la harina junto con el bicarbonato y la canela y reservamos. Rallamos la zanahoria y la manzana en un cuenco y reservamos también.

En un bol, mezclamos el azúcar con el aceite y añadimos los huevos (uno a uno) hasta que esten integrados a la mezcla. Seguidamente incorporamos la harina tamizada y mezclamos hasta su total integración.
Añadimos la ralladura de zanahoria y de manzana y con ayuda de una espátula mezclamos. Cuando esté bien mezclado, añadimos las nueces previamente troceadas y mezclamos de nuevo para que se integren bien por toda la masa.

Llenamos 2/3 cada cápsula con la masa y horneamos a 180º C unos 20 - 22 minutos o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

Un vez transcurrido el tiempo, los sacamos del horno, los dejamos 5 minutos en la bandeja y seguidamente los pasamos a una rejilla para que enfríen del todo.











Para la buttercream de queso y la decoración


120 gr de mantequilla 
300 gr de azúcar glacé
1 cucharada de leche
125 gr de queso (philadelphia)
Huevos minis de chocolate


Tamizamos el azúcar glacé y lo batimos con la mantequilla (tiene que estar blanda) y la cucharada de leche a velocidad alta hasta que se integre.
Añadimos el queso, tiene que estar bien frío, y seguimos batiendo, primero a velocidad baja y luego vamos aumentando la velocidad hasta obtener una mezcla homogénea y cremosa. Cuanto más batamos más esponjosa estará.
Si queréis teñir la crema es tan fácil como echar unas cuantas gotitas del colorante e ir mezclando hasta obtener el color deseado. He utilizado un verde pastel por eso no es muy intenso pero queda muy bonito.

Para decorar los cupcakes, he utilizado una boquilla de estrella cerrada y he creado una esfera para dar el efecto de "nido" y finalmente decoramos con los mini huevos de chocolate.











A que son super cuquis 😍 ??? Los pollitos son de http://es.hemashop.com/es por si os interesa 😉 .









Espero que os haya gustado, muchas gracias por seguirme y leerme y nos vemos pronto 🙈 👋 .